15 de Septiembre de 2022 - 16:56

El colmo de un empleado jerárquico de la AFIP: en su hotel marplatense encontraron trabajadores en negro

El contador Manuel Javier Rodríguez, que llegó a director de la Regional Mar del Plata durante la presidencia de Mauricio Macri, es además un importante empresario hotelero, a tal punto que es vocal titular en la asociación empresaria del rubro en su ciudad. Hace pocos días, una inspección del Ministerio de Trabajo y el gremio del sector encontraron trabajadores que no estaban debidamente registrados. Para ocultar la evidencia, los directivos del Hotel Traful le pidieron a las mucamas -que estarían todas en negro- que se vayan por la puerta trasera de emergencia.

La historia suena inverosímil hasta para una película o serie costumbrista de Juan José Campanella o Adrián Suar. El viernes pasado, el Ministerio de Trabajo y la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA) realizaron una inspección conjunta en el Hotel Traful, uno de los más conocidos y tradicionales de Mar del Plata. Allí encontraron trabajadores que no estaban registrados, como también a mucamas que huían por la puerta trasera de emergencia del hotel, por supuesto debido a un pedido de sus empleadores.

Pero lo más increíble no es ello, sino que el administrador y responsable del hotel (se supone que también su dueño) es un empleado jerárquico de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Algo así como el viejo chiste del colmo de una profesión. Manuel Javier Rodríguez, contador público, DNI 17.282.595, es personal jerárquico del organismo recaudador y llegó, durante la presidencia de Mauricio Macri, a ser director de la Regional Mar del Plata, y a lo largo de muchos años el jefe de la división de fiscalizaciones.

Hay más: Rodríguez no oculta su doble ocupación público privada, sino que también es vocal titular en la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica (AEHG) de Mar del Plata y alrededores, justamente por el Hotel Traful. Debido a ello, “Manolo” es conocido en el sector hotelero de la Perla del Atlántico, y el resultado de la inspección fue relevado por varios medios locales, como el portal 0223 (https://www.0223.com.ar/nota/2022-9-10-15-28-0-un-hotel-tenia-trabajadores-en-negro-y-los-escondia-durante-las-inspecciones), El Marplatense (https://elmarplatense.com/2022/09/10/hotel-con-trabajadores-en-negro-escondia-a-mucamas-durante-inspeccion-de-uthgra/) o Qué Digital (https://quedigital.com.ar/sociedad/denuncian-que-el-hotel-traful-mar-del-plata-escondia-trabajadoras-no-registradas/).

Sin embargo, la noticia no habría generado medidas dentro de la AFIP, aunque el organismo conducido por Carlos Castagneto tiene un código y un comité de ética que se ocupa de este y otros asuntos. Quizás de ahora en más eso cambie.

 

Hombre de Mecicovsky, coronel del lawfare

 

“Manolo” Rodríguez tiene muchos años en la AFIP, su cargo formal es consejo técnico de fiscalización y operativa aduanera, pero el mejor momento de su carrera llegó cuando Alberto Abad se hizo cargo del organismo bajo a presidencia de Mauricio Macri. Gracias a su estrecha relación con Jaime Mecicovsky, Rodríguez fue promovido a director regional de Mar del Plata y alrededores, un cargo muy importante.

Mecicovsky, que hoy enfrenta procesos penales tras su actuación en la AFIP entre 2015 y 2019, fue parte del equipo que produjo investigaciones cuyas causas penales luego se caían por falta de pruebas. En ese “team” estaban Horacio Castagnola, Eliseo Devoto Néstor Sosa y el propio Rodríguez a nivel regional.

El contador Manuel Javier Rodríguez se promocionaba como próximo director general de todas las regionales del país. Cuando Abad dejó de ser administrador federal propuso, como obra final de su gestión, el corrimiento ascendente de toda esa línea: Castagnola de titular de la DGI a titular de la AFIP; Mecicovsky de titular de interior a titular de la DGI y Rodríguez de titular de la regional marplatense a titular de interior. Sin embargo, la llegada de Leandro Cuccioli como sucesor de Abad truncó estos planes.

Como ejemplo del lawfare, en Mar del Plata recuerdan claramente un programa de televisión en el cual Maximiliano Abad, diputado radical, calificó como “pirata” al puerto de Mar de Plata, señalando que los empleados de la aduana facilitaban el contrabando, incluso de estupefacientes. La puesta en escena incluía un cofre pirata y la denuncia penal interpuesta no pudo sostenerse con pruebas.

 

Comentarios